¿Por qué dudas?

Había despertado en un lugar lejano, el silencio se le hacia familiar… Tenía un olor particular, le hacía recuerdo a las largas noches de verano, cuando Bagheera se extasiaba merodeando el sabor del amor. Aroma a café vespertino.

 

Entendía que la duda era la consecuencia de haber estado siempre en un mismo lugar, bajo la misma situación, aquello que la hacia buscar algo más allá de sus parámetros le susurraba en las noches de luna sonriente ‘Las ratas viven en las estrellas’ y sonreída ante su porte, se escondía y las estrellas brillaban con más intensidad. Comprendía que la sintonía había cambiado y que al desconocer otras frecuencias aun dudaba si era alguien tocando su ventanal.

 

Era amable y trataba de no entrar más en detalle, aquello que hubiese sido era y lo que fuese en el momento también era, entonces ¿Por qué dudar? Se encontró en un universo al que nunca había visitado, diferente… Entonces fue libre de todo aquello que atrapaba a su ser, pues no había necesidad de esa presencia.
¿Por qué dudas?
Si todo está en su lugar.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s